Buscar Buscar en el sitio:
Siguenos en: YouTube
Idioma > Español | English |
 
 





LINKS DE INTERÉS

 
 

HISTORIA DE CINTERMEX (1987 a 1990)


Surge Parque Fundidora

El cierre de Fundidora Monterrey en los años 80 significó contar con un espacio abierto de 114 hectáreas, en pleno centro de la ciudad, disponible para cualquier proyecto, ¿pero cuál? El Gobierno del Estado solicita la donación de esta área para la construcción de un parque ecológico y el Presidente de México en aquel entonces, Carlos Salinas de Gortari, concede el área.

A raíz de esta situación, se forma el Fondo Parque Fundidora, teniendo como misión crear un concepto general para el uso del espacio, buscando promover y desarrollar actividades, comerciales, culturales y de negocios.

El proyecto de Parque Fundidora era la oportunidad perfecta para crear un Centro de Exposiciones. El consejo de CAINTRA, encargado del proyecto, debía encontrar la manera de atraer inversionistas privados.

 

Proyecto CINTERMEX - 1987 a 1990 

El primer borrador de CINTERMEX estaba contemplado en el plano del proyecto de Parque Fundidora, presentado en 1987 por el arquitecto Eduardo Terrazas al Gobernador del Estado Jorge Treviño a quien le interesó el proyecto y pidió un diseño formal del edificio.

La primera propuesta definitiva se presentó a mediados de 1988 al Director General del Grupo CYDSA, Fernando Sada Malacara, en aquel entonces presidente de CAINTRA. Ese diseño que incluía 37,000 metros de construcción se mostró ante representantes de los 10 corporativos más importantes de la ciudad quienes decidieron dar su apoyo a CAINTRA.

Concluyendo que no era posible construir el proyecto dada la falta de capital, el periodo de Sada Malacara en CAINTRA termina y en su lugar entra Othón Ruiz Montemayor, quien considera la manera de subsidiar el proyecto el cual se pone a manos de Carlos Salazar, un especialista en comercio exterior y junto con Othón Ruiz elabora un nuevo plan.

Contrario a lo que se esperaría de un proyecto con poco presupuesto, la idea de Carlos Salazar era hacerlo más grande adquiriendo el dinero suficiente para construirlo por medio de la venta de oficinas permanentes y añadirle un Centro de Convenciones para darle un valor agregado al proyecto total. La propuesta dio resultado pues hacía el proyecto financiable, además lo volvía mucho más atractivo. Jorge Fernández Treviño se une al proyecto para hacerlo competitivo a nivel internacional. La idea era promocionar al centro como un lugar para hacer los mejores negocios. Es así como en la oficina de Carlos Salazar nace el nombre de CINTERMEX.

Finalmente, en noviembre de 1989 se coloca la primera piedra del edificio en una ceremonia presidida por el Secretario de Comercio y Desarrollo Industrial, Jaime Serra Puche la cual ponía oficialmente en marcha la construcción.

En medio del entusiasmo, Othón Ruiz declara que el proyecto se terminaría de construir en abril de 1991. El compromiso implicaba comenzar la construcción en febrero de 1990 y terminarla en sólo 14 meses. Se dispuso que la fecha inaugural fuera el 25 de abril de manera imperante pues se había llegado a un acuerdo con el Congreso Mexicano de la Industria de la Construcción, quienes tendrían su reunión anual en CINTERMEX del 25 al 29 de abril.

El 6 de diciembre se une al proyecto Antonio Elosúa como coordinador de construcción y se comenzó la construcción en febrero de 1990 sin un modelo definitivo. Se decidió poner sólo 6 columnas para sostener el área de exposiciones pensando en dar más espacio a las salas. La idea resultó muy conveniente pues el espacio para exhibiciones se hace mayor y facilita el tránsito de gente y el montaje de stands.

La Arcada se componía por 13 arcos los cuales sirven como vestíbulo para el Centro de Exposiciones convirtiéndose en uno de los mayores atractivos del edificio. Para el 15 de julio de 1990 se habían iniciado simultáneamente el montaje de las áreas del sótano, del área de exhibiciones y de negocios permanentes.

El funcionamiento de las instalaciones se completó con tecnología en su sistema de control, convirtiéndolo en un “edificio inteligente”. En CINTERMEX todo está computarizado: seguridad, aire acondicionado, iluminación, protección contra incendios, circuito cerrado de televisión, etc.

Para dar un toque final a la majestuosa entrada, la acompañan dos fuentes que simulan tinas para fundir metal, éstas contrastan con el modernismo del edificio y hacen referencia al espacio que alguna vez ocupó Fundidora Monterrey.

 





 

 
Aviso legal | Aviso de Privacidad | Preguntas frecuentes | Oportunidad de empleo | Contacto
Av. Fundidora No. 501 - Col. Obrera - Monterrey, N.L., México - C.P. 64010 - T. +52 (81) 8369 6969 - info@cintermex.com